¿Dónde estoy y dónde debería estar?

 

Da miedo enfrentarse a la llamada Transformación Digital cuando llevamos tanto tiempo haciendo las cosas de una determinada forma. Conocemos nuestro entorno, los competidores, los clientes, cómo venderles, qué les gusta, qué día vienen, cómo se llaman y cómo les gusta que les atendamos.

Pero pensar que podemos seguir sin entrar en el mundo digital ya no es una opción. Todo lo que nos rodea es digital, Webs, Blogs, eCommerce, hasta los teléfonos y dispositivos móviles se han convertido en mini ordenadores sin los que ya no sabemos estar.

Cualquier cosa que queremos saber la consultamos en el móvil o en el ordenador, la red wi-fi nos rodea cada vez más, los whatsApp se han convertido en un medio de comunicación imprescindible, no concebimos un coche que no tenga bluetooth. Todo lo que nos rodea es digital.

Estamos llegando a que una persona que no tenga Facebook o Linkedin parece que no sea de este mundo. Unos no quieren estar y otros sólo se comunican a través de las redes sociales. La privacidad, la comunicación y la forma de relacionarse han cambiado.

El consumidor ya es digital y si tu cliente cambia no tienes opción, tú también debes ser digital. Debes seguirle, conocerle y saber qué quiere para ofrecérselo.

El que no empiece ya, que sepa que mañana puede ser tarde. Debemos informarnos acerca de cómo lo haremos, pero hacerlo es inevitable.

 

La transformación digital es el objetivo y la integración digital la estrategia.

 

Si nuestro objetivo es transformar nuestra organización en digital, nuestra estrategia es cómo lo haremos. Integrando los procesos necesarios lo conseguiremos.

Integrar es ir poco a poco, asumiendo roles, presupuestos, prueba/error, no solo integrar tecnología en la organización.

Integrar nuevos procesos, más innovación, nuevos modelos de negocio digitales.

Integrar el miedo al fracaso, los bloqueos que nos impiden tomar decisiones y avanzar. Salir de la zona de confort asusta, pero no hay fracasos, ni errores, sino descubrimientos de nuevas formas de hacer las cosas que nos llevarán a tomar nuevas decisiones.

Integrar que ir a trabajar ya no será desplazarse a la oficina. Conciliar la vida personal con la laboral es posible teniendo una buena conexión a Internet y realizar reuniones virtuales, breves y colaborativas. El jefe ya no es el que lo sabe todo, ahora el talento puede estar en cualquier miembro del equipo. Ya nadie quiere trabajar solo por dinero, ahora se buscan proyectos que apasionen.

Integrar a las personas de cualquier lugar y equiparlas con herramientas que les permitan desarrollar sus proyectos, su creatividad.

Integrar nuevas formas de pensar, poner al cliente en el centro de la organización.

Integrar la comunicación con los usuarios y las relaciones con su comunidad, transmitir transparencia y fomentar la confianza.

Integrar un cambio de visión, mentalidad y estructura (propia o externa) para dar respuesta a un nuevo tipo de consumidor.

Integrar que los nuevos consumidores digitales buscan experiencias con la marca y no solo adquirir productos o servicios. Los consumidores pasan de querer poseer algo a querer disfrutar y compartir.

Integrar que el nuevo cliente digital está dispuesto a dar sus datos si a cambio recibe ventajas con las que disfrutar, ya sean productos o servicios afines a sus gustos e intereses. No le molesta que le sigan en las redes sociales o que sepan sus compras en internet, o estar geolocalizado y que le ofrezcan según sus preferencias personales, pero a cambio quiere que se usen sus datos en su beneficio.

Integrar que se debe tener presencia en Internet, Web, Blog o eCommerce. Si Google no te encuentra, no existes. Se debe estar presente en redes sociales, estar bien clasificado en TripAdvisor, en Bookings, en buscadores o en los portales que tu sector exija.

Integrar que si no te pueden encontrar, encontrarán a tu competencia. La competencia no está en tu misma calle, ni en tu sector, ahora está en internet.

Integrar que hay que medirlo todo y analizar los datos para saber dónde estamos, si vamos bien o necesitamos pivotar nuestras estrategias.

Integrar que si no eres digital, no existes. En definitiva, integrar el modelo de negocio, la tecnología, los procesos y las personas para que se alineen y se adapten a la nueva realidad digital.

 

¿Cómo afontar el cambio?

 

No es fácil resumir en 7 puntos cómo integrar toda esta transformación digital, pero nuestra experiencia nos dice que estos son los básicos que toda organización debe tener en cuenta:

Integración Digital - TROBIR

Pensamiento estratégico. Pensar diferente y saber utilizar todos los recursos que ofrece la nueva sociedad digital. ¿Qué sabemos hacer mejor? ¿En qué somos diferentes? Trazar una hoja de ruta es necesario para definir hacia dónde queremos ir y cómo lo vamos a hacer implicando a toda la organización en ello.

Talento digital. Liderazgo, colaboración, transparencia, estructuras horizontales e innovación. Liderar equipos digitales implica estar al día en nuevas tecnologías y medios de comunicación. Ofrece a tu equipo la licencia de equivocarse sin penalizaciones y aprende lo más rápido que puedas.

Social. Cooperación y colaboración en red del conocimiento. Las compañías multinacionales ya empiezan a crear alianzas con su competencia y a compartir las experiencias y conocimientos adquiridos.

Comunicación. Conocer a tu cliente, su comunidad y cómo hacerle llegar mensajes que le interesen y motiven. Entenderlo, comprenderlo y ofrecerle productos o servicios a medida. Cada día está más conectado y la información ya no la tenemos sólo nosotros.

Movilidad. Desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo. Estrategias multicanal integradas que permitan al cliente empezar una acción en un canal y acabarla en otro si así lo desea.

Analítica. Recoger, medir y analizar los datos y saber transformar esos datos obtenidos en conocimiento. Fomentar la toma de decisiones de forma objetiva basada en el comportamiento medible de los clientes.

Formación. Siempre habrá que estar al día. El desarrollo y la mejora nunca terminan, siempre habrá una nueva versión. Debemos aprender a desaprender cada día. Saber lo que sabes y saber lo que no sabes, qué habilidades y talentos tenéis tú y tu equipo y cuales faltan para poder adquirirlos de la forma más beneficiosa.

La llamada transformación digital no solo implica una integración digital por parte de la organización, sino que también es una oportunidad para desarrollar nuevos modelos de negocio. El cambio no es una opción sino una responsabilidad y una obligación.

Si te ha gustado, ¡compártelo!


Etiquetas: , , , , ,


¿Quieres saber cómo vender más online y rentabilizar tu eCommerce?

 Suscríbete y recibirás todo lo que publicamos sobre eCommerce, Estrategia, Marketing, Atención al cliente y Logística.

¡Gracias! Recibirás un email para confirmar tu suscripción.