Smart City define a las ciudades del futuro que evolucionan hacia una nueva realidad. Este concepto está revolucionando la forma de configurar las ciudades analizando e interconectando todos los indicadores con el objetivo de mejorar no solo la eficiencia energética, sino también de economizar todos los recursos destinados a dichas ciudades.

Smart Destination es un término que hace alusión a aquellos destinos turísticos inteligentes que están trabajando en potenciar la accesibilidad, la tecnología, la innovación y la sostenibilidad.

Esto lo pudimos disfrutar y debatir en la jornada celebrada el pasado día 12 de mayo en Sitges, Barcelona. Que bajo el título de: “Mediterranean Tourism Meeting, Smart and green destinations”, organizó el Open Energy Institute.

España enmarca en el Plan Nacional e Integral de Turismo esta iniciativa y la lidera a nivel mundial para diferenciar un destino turístico tradicional de uno nuevo denominado “inteligente”.

Los primeros destinos que contarán con este distintivo son Marbella, Las Palmas de Gran Canaria, Villajoyosa, Castelldefels y Palma de Mallorca. Todos ellos forman parte del programa piloto, impulsado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Un Destino Turístico Inteligente genera efectos positivos en todos los subsectores, debido al carácter transversal del turismo. De este modo, los desarrollos llevados a cabo por la industria turística tienen también un efecto beneficioso en la sanidad, la movilidad, la energía, la seguridad o la cultura.

La intención de convertirse en un Destino Turístico Inteligente supone fijar una estrategia de revalorización del destino mediante un mejor aprovechamiento de los atractivos naturales y culturales, la creación de recursos innovadores, y la mejora en la eficiencia en los procesos. En definitiva, se trata de promover un desarrollo turístico sostenible.

Algunas de las acciones que ya se están realizando en esta dirección son:

  • Geolocalización
  • Beacons
  • Sensorización
  • Transporte de datos
  • Gestión inteligente de la información

 

Smart Tourist es ya una realidad gracias a Internet que ha facilitado la creación de un nuevo perfil de usuario hiperconectado a la red que consume contenido a cualquier hora, en cualquier dispositivo y, además, a través de distintos canales.

Debemos pensar que este usuario online puede tener abiertas simultáneamente múltiples conversaciones en diferentes canales con personas de todo el mundo, creando nuevos modelos de relaciones internacionales.

La experiencia de usuario no está solo en el tiempo de su estancia, desde la planificación del viaje hasta las veces que lo recordamos y compartimos, ya sea con amigos o con familia, cada día representa una oportunidad para estar presentes en la mente de este Smart Tourist.

 

Antes del viaje.

El Smart Tourist consulta contenidos del destino antes de su desplazamiento, crea relaciones, conversaciones, planifica, investiga y crea un entorno de aplicaciones y recursos que de alguna forma se conectan con el destino.

Para ser competitivos los destinos tienen que entender rápidamente que el nuevo tipo de turismo es cada vez más exigente y valora muy positivamente el poder integrarse digitalmente en todo el proceso de la visita.

 

Durante su estancia.

Otro reto es el de maximizar la experiencia en el destino para que el Smart Tourist comparta sus vivencias con sus propios ecosistemas de relaciones a través de las redes sociales, lo que al final nos proporcionará una gran publicidad gratuita y conseguirá nuevos clientes que vendrán por la recomendación que ha realizado nuestro Smart Tourist contento.

 

Despues del viaje.

No se acaba la experiencia cuando el cliente se va, debemos dejarle huella digital, mediante su correo electrónico que seguramente nos facilitó en el momento de la reserva, podemos seguir en contacto con él y hacerle recordar esos instantes vividos e informarle de novedades para su próximo viaje.

Si un turista no vuelve, hay un problema de sostenibilidad”.

Durante la jornada también se debatió sobre las tecnologías en las Smart Cities. La geolocalización (outdoor) significa saber dónde se encuentra el turista, su zonas de movilidad, los horarios y sus ubicaciones, con el objetivo de poder adecuar la oferta a su necesidades y preferencias.

Del mismo modo a nivel indoor, nos encontramos con los Beacons, que constituyen ofertas concretas dentro de un espacio físico. Se consigue seguimiento del cliente desde que llega hasta que se marcha para conocer cómo ha sido su experiencia de compra y poder mejorarla.

El móvil nos dice mucho de nuestros comportamientos, sensorizar las ciudades con equipos de tecnología especial, la llamada huella digital, nos permitirá una recogida de datos cuantitativos y cualitativos muy útiles en la toma de decisiones.

Este conocimiento del turista, cliente o usuario de aplicaciones nos permite adecuar la oferta turística a las necesidades del mismo. La connectividad nos garantiza un modelo equilibrado y sostenible de turismo inteligente.

Con todos estos datos obtenidos nos podremos hacer nuevas preguntas para saber qué queremos, cómo, cuándo y hacia dónde ir. Esto configurará el nuevo modelo de Ciudad Inteligente o Smart Destination.

Si te ha gustado, ¡compártelo!


Etiquetas: , , , ,


¿Quieres saber cómo vender más online y rentabilizar tu eCommerce?

 Suscríbete y recibirás todo lo que publicamos sobre eCommerce, Estrategia, Marketing, Atención al cliente y Logística.

¡Gracias! Recibirás un email para confirmar tu suscripción.