“Una estrategia digital es un proceso donde se identifican, articulan y ejecutan oportunidades (insights) que aumentarán la ventaja competitiva de la empresa”.

Es un plan para lograr algo con la ayuda de las herramientas digitales. Hoy en día, gracias a los dispositivos móviles y otros, lo digital es una constante en nuestra vida cotidiana. Todos los medios son ahora digitales y todas las experiencias también lo pueden ser.

Es el quién, el qué, el cuándo y el dónde de saber escuchar y responder a los consumidores. El por qué de las ofertas, de las experiencias de la marca, de las relaciones con la comunidad.
Todo con el fin de lograr un objetivo previamente definido que sea medible y aplicable.

Los objetivos son la meta que queremos conseguir y las estrategias el cómo la conseguiremos, las acciones que realizaremos para alcanzar esa meta propuesta.

Se puede definir un solo objetivo y a la vez varias estrategias para la consecución del mismo:

  • Segmentación de clientes.
  • Estudio de mercado y análisis de la competencia.
  • Estrategia de marca y comunicación.

Una estrategia digital sirve para tener un mapa de ruta, un camino a seguir, un índice que nos marque los pasos y nos permita llegar hasta el objetivo marcado. Identificar esa ruta, ver cómo transitarla y emprender el viaje es la tarea del estratega digital.

Nos ayuda a definir el perfil de nuestro buyer persona, nuestro potencial cliente:

  • Sus características, sus preferencias, la comunidad a la que pertenece
  • Sus señas de identidad, dónde busca recomendación, en qué canal prefiere comprar
  • Si sólo valora precio o prefiere la calidad
  • Cómo llegar a él para hacerle saber de nuestros productos o servicios y, de nuestra mejor oferta personalizada una vez que lo conocemos.

Se apoya en estudios de mercado, en análisis de la competencia, en datos fiables que nos aporten un conocimiento de qué está pasando en nuestro entorno y en nuestra compañía y qué está haciendo el resto.

Tomar decisiones sobre si aplicar una política conservadora frente a un mundo aparentemente cambiante a una velocidad frenética o, ser agresivos e implementar acciones que pueden no dar los resultados previstos, a priori no es tarea fácil.

Estrategia digital no significa ciencia cierta, ni varita mágica. Sólo un conjunto de hipótesis que hay que experimentar.  Caminando se podrán recoger los datos necesarios, para poder identificar todo aquello que esté pasando. Y, mediante su posterior análisis, corregir o mejorar.

Sirve para poder hacer preguntas, obtener datos y analizar todas las variables posibles. Estudios que nos aportarán una nueva información. Preguntando podremos detectar las oportunidades que a simple vista no aparecen o no son conocidas por la organización debido a su día a día.

“Gracias a la estrategia digital aumentaremos la ventaja competitiva respecto a los demás. Y, podremos diferenciarnos no sólo, en el cómo hacemos las cosas sino también en los resultados obtenidos y, en nuestra forma de interpretarlos”.

La estrategia digital no es en si misma una forma de pensar pero si constituye una forma de aplicar los pensamientos, los valores y la esencia de la compañía para la consecución de los objetivos prefijados. De la elección del camino dependerán los resultados.

Dedicar tiempo al principio a definir bien qué estrategia seguir puede ahorrarnos mucho tiempo después. De no hacelo así, será lo primero que deberemos revisar.

En TROBIR te podemos ayudar a pensar y crear tu Estrategia Digital. Puedes contactar con nosotros.

Si te ha gustado, ¡compártelo!


Etiquetas: ,


¿Quieres saber cómo vender más online y rentabilizar tu eCommerce?

 Suscríbete y recibirás todo lo que publicamos sobre eCommerce, Estrategia, Marketing, Atención al cliente y Logística.

¡Gracias! Recibirás un email para confirmar tu suscripción.